¡SEPARANDO LA PAJA DEL TRIGO! Padrino López sin redención posible, empuja a generales y coroneles de la FAN al suicidio

DolarToday / Mar 25, 2019 @ 6:00 am

¡SEPARANDO LA PAJA DEL TRIGO! Padrino López sin redención posible, empuja a generales y coroneles de la FAN al suicidio

Mario Puzo sonreiría al conocer la existencia de alguien con ese singular apellido y poder. Padrino. Es el nombre del comandante más influyente de la apocalíptica Venezuela que propone Nicolás Maduro. Es aquel que intenta mantener a raya a los más de mil generales y coroneles que quieren romper filas y terminar con la agonía. Duda: teme que para él pueda ya no haber retorno.

Vladimir Padrino López, así su nombre completo, nació en 1963 en Caracas y desde 2014 concentra atribuciones casi absolutas, sólo comparables a las del propio dictador y a las de Diosdado Cabello. Aquel año fue nombrado ministro del Poder Popular para la Defensa. Se mantiene fiel a su actual jefe como antes lo hizo con Hugo Chávez. Y permanece en el cargo de Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Un pomposo título que le permite ser el dique de contención ante militares descontentos.

“Si Padrino da un portazo representará un golpe mortal para la dictadura”, repite un general retirado desde Caracas. Prefiere el anonimato: comprende que es la única forma de permanecer a salvo en el devastado país.

El máximo militar se muestra, ante el resto, leal. Dice ser un “privilegiado” por haber sido alcanzado por las sanciones de los Estados Unidos el pasado 25 de septiembre. Esa amonestación le impedirá gozar de su fortuna declarada, incalculable. También de aquella que hizo ensuciándose y que Washington localizó dónde está oculta.

Cuando supo sobre la decisión del gobierno norteamericano lanzó una provocación. Lo hizo vía Twitter, pour la gallerie: “He ordenado pasar al Departamento del Tesoro la nómina completa de los oficiales generales y almirantes de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) para facilitar la tarea de ‘sancionar’ por cuotas a los revolucionarios defensores de la Constitución y de la soberanía nacional”. La ironía no cayó nada bien entre sus subalternos.

Con ellos, Padrino utiliza un arma que aprendió en otras latitudes: la psicológica. Trata de convencerlos -sin estarlo ya él del todo- de que su compromiso con la dictadura alcanzó tal magnitud que ni la Casa Blanca ni el próximo gobierno de transición en Venezuela se apiadarán de su futuro y sus bienes. Los deja pensando: jamás les otorgarían una absolución. Con ese eco en sus cabezas retornan a sus hogares. Cabello también trata de contenerlos. Los generales dudan. Los coroneles y capitanes, mucho más.

El tiempo para saltar a las filas que terminarán gobernando Venezuela está llegando a su límite. Los militares que se queden junto a Maduro y su séquito serán enjuiciados por delitos gravísimos, entre los que se destacan violaciones a los derechos humanos y narcotráfico. “El régimen está como una manzana demasiado madura: caerá en cualquier momento”, pronostica el mismo militar que dobló el uniforme hace algunos años pero que mantiene lazos con sus camaradas en carrera y le confían sus penas.

Los interrogantes se apoderan de su insomnio. Sobre todo de aquellos que ven ahora (o quizás, nunca) una oportunidad que pueda desvanecerse. Lo mismo ronda la cabeza de su jefe. ¿Qué pasaría si Juan Guaidó, en su carácter de presidente interino, comienza a dar instrucciones concretas a los militares? ¿Qué podría ocurrir en caso de que designara a un nuevo comandante en jefe y una renovada cúpula? Más temprano que tarde, el titular de la Asamblea Nacional ocupará Miraflores y las consecuencias de no haber obedecido sus órdenes dándole la espalda a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se redundarían en procesos criminales por traición a la patria, sumado a las torturas contra opositores, asesinatos y tráfico de drogas. Todos esos cargos serán fáciles de comprobar.

Padrino, por el momento, no actúa solo. Junto a él operan otros uniformados que mantienen la disciplina del generalato venezolano. Son los cubanos infiltrados en lo máximo del poder de Caracas. Penetraron la inteligencia, las fuerzas armadas y las paraestatales. Todo con el visto bueno de Maduro, quien cada vez tiene menos control de la situación. ¿Saben ambos que los castristas podrían dejarlos al desamparo de un momento a otro si así lo ordena Moscú? El límite es el petróleo.

El mensaje de Vladimir Padrino López junto al resto del alto mando militar manifestando su apoyo a Maduro (REUTERS/Manaure Quintero)
El mayor General de la Aviación venezolana Francisco Estéban Yánez Rodríguez reconoció a Guaidó como presidente interino. Lo hizo el pasado 2 de febrero. Junto a él se sumaron casi 600 oficiales y suboficiales. Ese día el piloto en jefe afirmó que el 90% de los militares están descontentos con el régimen. Padrino está al tanto… mientras cree escuchar un sonido recurrente en su cabeza: tic tac.

Entre los uniformados anotados en la lista de desertores a la dictadura se encuentra alguien que estuvo a punto de terminar en una cárcel norteamericana: Hugo Armando Carvajal Barrios, ex mayor general del Ejército y ex director de Inteligencia Militar. Durante años fue un verdadero titiritero. Al lado de Chávez hizo y deshizo a su antojo y tejió redes -y negocios- con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Hasta que en julio de 2014 cayó a medias. Fue acusado de narcotráfico y detenido en Aruba. Era catalogado por algunos como “el Pablo Escobar de Venezuela”. Sin embargo, la campana lo salvó a tiempo. Un giro diplomático impidió que fuera extraditado desde esa isla a Estados Unidos. Retornó a Venezuela como un héroe, ungido por Maduro y generales.

Pero hace pocas semanas -en disputa con el régimen- se declaró en rebeldía. Conocedor de los tiempos y de los humores de sus camaradas, es consciente que el final podría precipitarse. También es consciente de que se debe apartar a los castristas para que el dictador caiga. “Créanme, si no acabamos con los cubanos, la FAN no podrá cumplir con sus deberes”, dijo, al tiempo que le exigió “coraje” a Padrino. “Póngase un par de bolas”, le espetó. Desde un exilio desconocido está atento a cualquier movimiento que podría realizar el resto de sus antiguos pares.

Además, la infiltración del G2 cubano generó un estado de terror propio de un gulag en cada uno de los cuarteles. La desconfianza sobre el compañero hace muy difícil la confidencia de algún descontento. Cualquiera que pretenda alzar la voz es reportado de inmediato.

Académico y con una vasta formación, el generalísimo conoce cómo piensa cada uno de los soldados y altos mandos de la fuerza. Está al corriente de sus preocupaciones y necesidades. También sus debilidades. Es que el militar de 55 años ocupó todos los cargos de comando inherentes a los grados, un plus sobre otros de su misma generación.

Pero además, las armas están muy bien custodiadas. El acceso a ellas es casi imposible para alguien que quiera alzarse contra la dictadura. Desde que Chávez se hiciera con el control absoluto de la nación el armamento y las municiones sólo se otorgan cuando algún suboficial está de guardia. ¿Cómo alzarse sin armas? ¿Cómo alzarse sino es el jefe quien lo ordena? Padrino es quien tiene hoy el poder de distribuir las llaves de esos galpones atiborrados de fusiles.

Tanto él, como el resto de sus mandos altos y medios tienen pleno conocimiento de que abril será clave, en cuanto a definiciones. A los vencimientos por bonos de la petrolera Citgo -la obsesión de Rusia- deberá sumarse el clima social, que para entonces podría estar aún más deteriorado: la escasez de energía, de alimentos y remedios estará en niveles dramáticos. Más teniendo en cuenta que Venezuela es un neto importador de víveres y las divisas para poder comprarlos apenas si cabrán en un esquelético bolsillo. Para peor: ese bolsillo será saqueado.

¿Cómo hará el régimen para impedir una nueva implosión que incluso golpeará a quienes componen sus cuarteles? ¿Cómo hará Padrino para frenar a sus coroneles, capitanes y soldados?

Más: generales están al tanto que de haber un remoto salvoconducto para Maduro, el mismo incluirá apenas a su círculo y a parte del poder central, entre quienes podría -o no- figurar el propio ministro de Defensa. El resto de los comandantes permanecería sin escudo en una Venezuela sedienta de justicia. La historia latinoamericana no ha sido piadosa con los uniformados del siglo XX. Tampoco lo será con los del Socialismo del XXI.

Los Estados Unidos confían, sin embargo, en que el Ejército es la única institución con la que se puede todavía contar y que puede garantizar una transición medianamente ordenada hacia una democracia plena. Pese a la incontenible corrupción de los altos mandos, una línea se mantiene ajena a los crímenes que cometieron sus superiores junto a los cubanos.

Guaidó necesitará tiempo para separar la paja del trigo. En cambio, la Fuerza Aérea y la Marina parecieran no ser tan confiables. Se tienen pruebas de que los aviones de ambas armas resultaron de gran utilidad para las tropelías de Maduro y Cabello. Y el mar habría sido demasiado calmo para las lanchas y las embarcaciones con carga blanca.

Como un jugador de ajedrez que anticipa movimientos, Padrino ya hizo el propio por desesperación de su propia familia, sobre todo sus hijos Michell y Yarazetd. Intentó refugiarlos primero en España y luego en Costa Rica, donde se encendieron las alarmas y cerraron sus puertas. Hoy estarían viviendo en Madrid. Pero los tiempos se acortaron. Ningún país se comprometería a darle refugio a aquellos que cometieron delitos contra la humanidad en Venezuela. Ni a ellos ni a sus familias. Muchísimo menos cuidar de su dinero.

“La ventana está cerrándose”, dijo hace unos días John Bolton, asesor de la Casa Blanca para Asuntos de Seguridad Nacional. Padrino lo sabe. Sus subordinados, también.

Por: Laureano Pérez Izquierdo / Infobae

 

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*